Dolor cervical- 10 Ejercicios para aliviarlo

Hola queridos lectores, hoy os vamos a presentar 10 ejercicios para el dolor cervical y la estabilidad de cuello.

Aprovechando el artículo previo sobre el latigazo cervical y rectificación de la lordosis cervical hemos creado esta guía de ejercicios de cuello para recuperar el control motor cervical. Como ya hemos explicado antes, tras un latigazo cervical, el dolor de cuello y  cabeza no es a causa de la rectificación cervical. Este dolor de la columna vertebral se produce por un compendio de patologías que engloban la afectación articular, ligamentosa, ósea, vascular (art vertebrales) o nerviosa. Produciendo así una rigidez cervical, y un déficit en el control motor cervical. Ocasionando así ese famoso dolor en el cuello.

Si visitamos a nuestro traumatólogo, fisioterapeuta u osteópata que no tengan conocimientos específicos. Podremos oír términos relacionados con nuestra cervicalgía postraumática como : Artrosis cervical, hernia discal o protusión discal, artritis reumatoide, espondilosis, contractura muscular, cervicobraquialgía o incluso llegar a hablar de fibromialgia.

Esta guía también esta diseñada para todas aquellas personas que padezcan de dolor de espalda a causa de malas posturas, o posturas mantenidas. Cosa que hoy en día es muy frecuente. Esto provoca una hipotonicidad y déficit de la musculatura profunda y estabilizadora. En consecuencia la musculatura superficial o movilizadora, tiene que suplir este papel. Convirtiéndose en musculatura hipertónica y generando toda esa tensión y dolores musculares que tanto padece la sociedad de hoy en día

Por ello, a continuación describiremos 10 ejercicios para ayudar a mejorar esa rigidez vertebral, y mejorar el control motor del cuello.

Ejercicios terapéutico

ejercicio rehabilitación cervical

Se sabe que el ejercicio terapéutico específico para el cuello es efectivo para disminuir el dolor de cuello y el dolor en la espalda, mejorar la funcionalidad y prevenir recidivas.

Las modificaciones en la actividad muscular en personas con dolor cervical crónico puede ser el resultado de la combinación de un input neural alterado y cambios en las propiedades musculares. Por esto es por lo que el ejercicio terapéutico debe ir enfocado hacia esos aspectos. La evidencia sugiere que estos déficits funcionales de los músculos cervicales se dan precozmente en presencia de dolor.  Además no se resuelven de forma automática una vez disminuido o cesado los síntomas..

El ejercicio terapéutico no debe provocar dolor. Este debe ir encaminado a corregir las alteraciones vistas anteriormente, la repetición de los ejercicios es necesaria para aprender el movimiento adecuado y el control muscular, y los ejercicios deben ser incluidos en tareas funcionales y contextos específicos .

Fases

Basándonos en la progresión que ofrece Jull G y cols, 2008 ; el ejercicio terapéutico se puede dividir en 3 fases:

-La fase I: Viene orientada hacia la precisión del ejercicio para activar la musculatura cervical profunda y la axioescapular. Aquí se entrenan patrones básicos de movimiento de la región cervical y escapular.

-La fase II: En esta fase se continúa con la reeducación muscular entrenando la coordinación y patrones de movimiento del cuello y la cintura escapular. También insistimos en la  coactivación de la musculatura profunda del cuello en posturas al igual que en tareas específicas. Además en esta fase se puede ir incrementando la carga en algunos ejercicios.

-La fase III: se enfoca hacia la fuerza  y resistencia de los músculos y entrenamientos progresivos. Todo esto hasta el nivel requerido para llegar a hacer tareas de la vida diaria de la persona.

En los ejercicios de baja carga es donde se produce la mejor activación de la musculatura profunda craneocervical, longus colli y longus capitis. Esta es efectiva para incrementar la activación de la musculatura profunda cervical , aumentando la rapidez en la columna cervical por su activación durante una perturbación postural. También  mejora la habilidad de mantener una postura correcta en sedestación durante un periodo largo de tiempo. Aunque hay que tener en cuenta que es necesario un entrenamiento con más carga para mejorar la fuerza de la musculatura cervical.

FASE I del dolor cervical

Como hemos dicho, en esta fase el objetivo es activar y entrenar la musculatura cervical profunda e integrar los ejercicios con una posición erguida, en esta fase los ejercicios se realizan con poca carga. En esta fase se deben explicar lo

1-Activación de los flexores craneocervicales

Los músculos largo de la cabeza y largo del cuello se activan en la flexión cráneo cervical. Con la persona tumbada en supino, esto elimina la carga de la cabeza y permite focalizar la atención en la musculatura que interesa. La cabeza debe rotar sobre el apoyo sin llevar a cabo una activación exagerada que nos puede hacer que se activen músculos superficiales (esternocleidomastoideo y escalenos). El objetivo final es mejorar la resistencia de los flexores profundos en posturas funcionales. Pero en primer lugar debemos fijarnos en que el ejercicio se realice con un patrón correcto. Para ello debemos hacer el movimiento lento con énfasis en el control y la precisión.

El fallo más común es que se llevan a cabo estrategias de sustitución, sobre todo al principio, que no se conoce bien la técnica y puede no activarse la musculatura profunda. Por ello sería adecuado colocar una mano en la musculatura superficial del cuello para así cerciorarse de que se está haciendo y sin contracción de la musculatura superficial. Existe aparatología que nos puede ayudar a la hora de dar feedback, como por ejemplo el Stabilizer. Se realizarán 10 repeticiones de 10 seg .

2-Activación extensores de cuello

En posición de cuadrupedia (se puede poner en prono si tiene dolor en la muñeca). Hay que fijar la atención en la posición de la espalda y de las escápulas, brazos y piernas en ángulo recto y raquis alineado con el cuello paralelo al plano de la camilla o suelo. Desde esta posición ya estamos activando la musculatura extensora cervical para aguantar la cabeza.

Desde esta posición Jull et al, 2008  realizan tres variantes. Una es realizar una extensión y flexión (como una acción de cabeceo o el gesto de decir “si”) mientras mantiene la columna cervical en posición neutra. El segundo ejercicio es igual pero se hace rotación de unos 40º (como si dijéramos “no”). El tercer ejercicio (el que se ve en las imágenes) es para la musculatura extensora profunda, multfidus y semiespinoso cervical. El ejercicio consta de hacer una extensión cervical normal manteniendo la articulación craneocervical en posición neutra. En este ejercicio la musculatura extensora profunda actúa en coactivación con la musculatura flexora profunda.

3-Activación de los músculos escapulares

Se ha visto como la inclusión de estos ejercicios ha sido satisfactoria en el tratamiento del dolor de las vértebras cervicales. En esta fase se realizará un entrenamiento de la orientación escapular. Aquí se asistirá el movimiento escapular en rangos de movimiento pequeños desde la posición de sedestación. Esto con el fin de corregir las malas alineaciones (síndrome cruzado superior o escápulas aladas entre otras) que el paciente tiene enfatizando el movimiento a favor del trapecio inferior. Por otro lado podemos llevar a cabo otro ejercicio que proponen Jull et al., 2008  es el de tumbado en decúbito lateral, con el brazo a 140º de flexión. Se facilitan igualmente los movimientos de protracción, retracción y depresión del borde medial de la escápula. Todo ello con el fin de enfatizar nuevamente la activación del trapecio inferior, de ambos ejercicios se realizarán 10 repeticiones de 10 segundos dos veces al día.

4-Reeducación de la postura neutra del raquis

Este ejercicio nos permite realizar correcciones posturales en situación de sedestación para, más adelante, poder llevarlas a cabo en tareas funcionales. Además es una actividad clave que nos permite entrenar nuevamente la musculatura flexora profunda del cuello en tareas funcionales . La reeducación del control raquídeo en sedestación debe empezar por la pelvis. Además se requiere precisión en la corrección puesto que el mero hecho de decirle que se siente erguido muestra menor activación de la musculatura de los músculos largo de la cabeza y largo del cuello. La persona debe tener una correcta posición del raquis manteniendo todas las curvaturas fisiológicas, sobre todo una correcta posición lumbopélvica.

Fase II del dolor cervical

5-Ejercicios de estabilización rítmica

El ejercicio se realiza en sedestación, llevamos el occipital hacia arriba para facilitar la activación del largo del cuello y largo de la cabeza. Desde esta posición hacemos rotación cervical añadiendo una ligera resistencia con la mano del propio paciente en un lado de la cara. La mirada debe seguir la dirección del movimiento. El paciente realiza contracciones isométricas alternativamente  con una retención y una liberación de la resistencia de manera lenta. La resistencia a aplicar sería de alrededor un 10% de esfuerzo para evitar la coactivación de los músculos superficiales.

6-Entrenamiento del control de la extensión del raquis cervical

Paciente en sedestación, mira hacia el techo y sigue el techo hacia atrás. De manera que la cabeza hace extensión sobrepasando el plano frontal de los hombros permaneciendo en un rango libre de dolor y controlable. En el retorno a la posición inicial se entrena el control concéntrico iniciada por la flexión craneocervical. Por lo que existe activación de los músculos flexores cervicales profundos.

7-Entrenamiento del control escapular con movimiento de brazo y carga

El control de la orientación escapular va progresando hasta entrenar con movimiento o en situaciones con carga  de los miembros superiores. Como en las actividades de la vida diaria. En las tareas cotidianas la elevación del brazo suele ser mínimo, y por lo tanto el movimiento escapular también. Es por ello que el control de la orientación escapular es desafiado con los movimientos de brazo menores a 40º de elevación. Lo que conlleva que los músculos axioescapulares proporcionen una base estática y de apoyo estable para las actividades del brazo.

En este ejercicio el paciente mantendrá la orientación escapular correcta mientras realiza un pequeño rango de elevación del brazo y/o movimientos de rotación. Lo hará al realizar una actividad previamente agravante como coger el ratón del ordenador. Las tareas pueden ser progresivas durante el tiempo para mejorar la resistencia y el control escapular. Este puede cambiar añadiendo movimientos más rápidos de brazo o una resistencia. Tanto la orientación escapular como el control de los músculos axioescapulares tiene que ser entrenados durante todo el rango de movimiento.

8-Control motor con Laser

En los ejercicios con laser buscamos la integración del movimiento del cuello, de manera muy precisa. Así buscaremos movimientos cervicales de corta amplitud y velocidad pero de manera muy ajustada. Primero necesitaremos de una laser (podremos fabricarlo con un laser de juguete y una diadema) y una diana u objetos impresos en una hoja o dibujados en una pizarra. Colocamos al paciente sentado recto y con la espalda tocando el respaldo a unos 90 cm del objeto. Y dibidimos el trabajo en dos partes :

1- El paciente deberá seguir nuestras instrucciónes con los ojos abiertos y de manera precisa. ( Muévete sin salirte de las líneas, ve desde el punto A al punto B, gira/desplaza la cabeza todo lo que puedas y vuelve el punto de partida)

2- Cuando el paciente sea capaz de realizar estos ejercicios con precisión pasaremos a la segunda parte. El paciente repetirá estas mismas órdenes, pero las hara 1 vez con ojos abiertos, y una segunda vez con ojos cerrados. Así conseguiremos una integración y automatización de los movimientos.

(Descargar las plantillas para ejercicios cervicales)

FASE III del dolor cervical

Esta fase se centra en el entrenamiento de la fuerza y la resistencia. El nivel de entrenamiento debe estar acorde con sus requerimientos funcionales. Niveles mayores puede estar indicado en algunas personas pero no en todas.

9-Flexores profundos

 El paciente en decúbito supino con la cabeza ligeramente en alto (con dos almohadas o una pelota deshinchada). Para reducir la carga de la gravedad la cabeza se levanta con una flexión craneocervical. Seguida de flexión cervical para poder despegar la cabeza del apoyo. Este ejercicio se realiza 5 repeticiones con 1-2 segundos de realización de ejercicio. Incrementando el número de repeticiones o tiempo según las características de la persona.

Realizamos lo mismo que en el ejercicio anterior pero completamente tumbados para aumentar la carga de trabajo

10-Extensores profundos

En este caso, la fuerza de los extensores se puede realizar en bipedestación o en cuadrupedia, con una goma, peso, o resistencia propia del paciente con una toalla; el movimiento al inicio será corto y se irá aumentando el rango de movimiento conforme vaya avanzando.

Si quieres descargar un videoresumen completo con todos los ejercicios pincha aquí

resumen ejercicios dolor cervical

Espero que disfrutéis con la guía de 10 ejercicios para el dolor cervical y así desaparezcan vuestros dolores. Y recordad, si sufrís de dolor de cuello o espalda, acudid a vuestra clínica de fisioterapia en valencia de confianza. Vuestro fisioterapeuta valencia de confianza es quien mejor os podrá asesorar con el manejo del dolor.

Atentamente, un humilde fisioterapeuta en valencia

Bibliografía

  1. Ejercicio Terapéutico en Patologías Cervicales, Juan Ramón Heredia Elvar y Victor Segarra Nunez, IICEFS – Instituto Internacional Ciencias Ejercicio Físico y Salud, Artículo publicado en el journal PubliCE, Volumen 0undefined del año .

Latigazo cervical y rectificación de la lordosis cervical

Latigazo cervical y rectificación de la lordosis cervical

La rectificación cervical, ese gran engaño tras un accidente de tráfico. Nos quiere hacer creer que es la causa de nuestro dolor cervical.

Buenos días queridos lectores, hoy vamos a hablar del latigazo cervical y  la rectificación cervical. Aquella “patología” que sufren casi todos los que han tenido un accidente de trafico, y que tanto dinero genera en indemnizaciones.

Primero comenzaremos hablando sobre el dolor cervical. El dolor cervical es un problema de salud con una alta incidencia y  trascendencia en la sociedad. Esta  puede requerir la realización de pruebas de imagen como resonancias o radiografías para tratar de encontrar su origen además de una exploración física y clínica. Sin embargo, frecuentemente los resultados de dichas pruebas  no nos muestran hallazgos clínicos representativos de la patología. Aunque pueden mostrar una rectificación o pérdida de la curvatura de la columna cervical.

dolor cervical

Hablando un poco de estadísticas. Los números disponibles informan que el 70% de los adultos padecen de dolor de cuello en algún momento de su vida. Mientras que entre el 10% y el 40% de los adultos sufren molestias en el cuello cada año. El 10% -15% de los adultos informaron dolor crónico de cuello que había persistido más de 6 meses en el año anterior. En términos de prevalencia, en nuestra población de más de 40 años de edad, más del 20% experimenta dolor de cuello. Además el 5% presenta una intensidad incapacitante. Durante años, se ha culpado a al perdida de la lordosis cervical de los problemas de cuello, pero… ¿Está relacionada la rectificación de la lordosis cervical con el dolor cervical? ¿Las medidas terapéuticas adecuadas pueden ayudar a recuperar una correcta curvatura cervical? ¿Es realmente la culpable de los dolores de cuello? …

¿Está relacionada la rectificación de la lordosis cervical con el dolor cervical? ¿Las medidas terapéuticas adecuadas pueden ayudar a recuperar una correcta curvatura cervical? ¿Es realmente la culpable de los dolores de cuello?

¿Qué es una rectificación cervical?

La rectificación cervical o rectificación de la lordosis cervical consiste en la pérdida de la lordosis fisiológica (curvatura natural) de esta región de la columna.

Muchos de los pacientes acuden a la consulta con un diagnóstico de “rectificación cervical”, post accidente de tráfico. Esto es típico en cualquier consulta de fisioterapia de España.  “Tengo una rectificación cervical y por eso me duele el cuello” es una de las frases que suelen decir nuestros pacientes. Desde el primer momento ya sabemos que estos pacientes vienen a la consulta con una “etiqueta”. Que actualmente se ha demostrado como errónea, pero que tantos pacientes e incluso profesionales siguen usando.

A partir de aquí es cuando el terapeuta a de plantearse que mecanismos están generando ese dolor y cual va a ser el procedimiento a seguir

Relación entre rectificación cervical y dolor de cuello

Estudios de Lippa et al, nos indican que los primeros estudios sobre este tema se datan a la década de los 50 cuando se trató de acuñar lo que podría ser una lordosis cervical normal. Pero no fue hasta los años 70 cuando se realizaron los primeros estudios con radiografías de la columna cervical en pacientes con dolor. Los resultados de aquellas investigaciones ya mostraron que alrededor del 20% de la población sin dolor cervical presentaba una rectificación de la columna cervical. Multitud de estudios a posteriori de mayor calidad han apoyado estos resultados y tampoco han mostrado una relación directa entre la mejoría del dolor cervical y los cambios en la lordosis. Entonces… ¿la rectificación de la curvatura cervical en un paciente y el dolor de cuello deben considerarse una coincidencia?.

Johansson et al

Johansson et al., en este estudio, investigaron los cambios en la imagen en individuos con WAD agudo (latigazo cervical) tras un accidente de tráfico. Evaluaron si la presencia de una deformidad cifótica en la columna cervical en la RMN (resonancia magnética) en la etapa aguda (aproximadamente 10 días después del accidente) se asoció con una mayor gravedad de los síntomas basales y un peor pronóstico a 1 año en comparación con posturas lordóticas o rectificadas tras un latigazo cervical. Sus hallazgos sugieren que la deformidad cifótica NO está significativamente relacionada CON EL DOLOR asociado al latigazo crónico.

“LA RECTIFICACIÓN CERVICAL NO TIENE NO ES EL CAUSANTE DEL DOLOR DE CUELLO Y POSIBLEMENTE NO TENGA NADA QUE VER CON EL LATIGAZO CERVICAL”

D. Grob et al

Otro estudio de D. Grob et al., en el cual tuvieron como objetivo examinar la correlación entre la presencia de dolor en el cuello y las alteraciones de la lordosis cervical normal en personas mayores de 45 años. Se tomaron radiografías sagitales de la columna cervical y se completó un cuestionario, que indaga sobre el dolor de cuello y la discapacidad en los últimos 12 meses.rectificación-resonancia

El estudio concluye y sugiere que, cuando se observan las llamadas “anormalidades” del perfil sagital en el paciente anciano con dolor de cuello, deben considerarse coincidentes y propias de la edad. Es decir, NO necesariamente indicativas de la causa del dolor. Esto debe tenerse debidamente en cuenta en el diagnóstico diferencial de pacientes con dolor de cuello no específico.

Años más tarde, otro estudio, que parece ser el más reciente, es otra confirmación de la falta de significación de la curvatura cervical en el cuadro clínico. En 2014, Kumagai et al. publican un estudio con más de 700 voluntarios que miden la lordosis cervical e investigan su importancia. Llegan a la conclusión de que la alineación sagital de la columna cervical no se asoció con los síntomas del cuello, pero los cambios degenerativos se asociaron con la gravedad del dolor de cuello en las mujeres.

Por tanto lo que ha de realizar  un bien fisioterapeuta es analizar el cuello en toda su estructura y sus funciones. Analizar su anatomía y su movimiento y en base a eso evaluar a que es debido ese dolor cervical. Como todo buen clínico hemos de platear una hipótesis y validarla. Y en base a ese diagnóstico plantear un tratamiento y unas pautas a seguir.

¿Qué ocurre entonces en el SLC o síndrome de latigazo cervical?

En 1995 la Quebec Task Force (QTF) on Whiplash Associated Disorders (WAD) establece una definición del esguince que se ha mantenido hasta nuestros días. “El whiplash o latigazo cervical es un mecanismo lesional de aceleración-desaceleración que transmite su energía al cuello. Puede ser el resultado de colisiones en accidentes de vehículos por impacto posterior o lateral. Pero puede producirse también en accidentes de inmersión en el agua o en otros tipos de accidentes. El impacto produce una lesión de los huesos y de los tejidos blandos cervicales (lesión por latigazo). Se expresa en una variedad de manifestaciones sintomáticas (trastornos asociados al latigazo cervical o
whiplash – associated disorders o WAD)”. Estos autores proponen una clasificación que divide el trauma cervical en:
— Directo.
— Indirecto ( latigazo cervical).

  • Sin síntomas y con exploración normal.
  •  WAD (trastornos asociados al latigazo cervical o whiplash – associated disorders o WAD). Se subdivide en 3 tipos (tabla I).
  • Diagnóstico morfopatológico: Fractura, luxación, rotura ligamento.

Otra clasificación muy similar y mundialmente aceptada es la de Foreman y Croft

tabla clasificación wadesguince cervical

Fisiopatología

En contra de lo que se creía anteriormente,  el mecanismo de lesión en el síndrome de latigazo cervical no se produce por una hiperextensión de la zona cervical y la posterior hiperflexión.

wad cervical

Lo que realmente se produce en nuestro cuello es un movimiento de 2 fases.

FASE 1

Durante la extensión: 1. Hiperextensión en los segmentos inferiores 2. Traslación posterior de la cabeza sin extensión en su primera fase y configurando una formación en S de la columna cervical y 3. Se produce una extensión general de la columna cervical sin superar límites fisiológicos de movimiento.

Según el autor (Panjabi,M. et al. 2006, entre los 74 ms y los 128 ms, Grauer et al. 1997, entre los 50 ms y los 75 ms. Kaneoka et al. 1999, a los 110 ms y McConnell et al. 1995, entre 60 ms y 80 ms) explican que durante estos períodos de tiempo tras la colisión, se produce un fenómeno que se conoce como “S-shape” (forma de S), dicho fenómeno se causa por el empuje del respaldo en la columna lumbar y torácica. Este hace trasladarse a todas las vértebras dorsales hacia anterior.

Pero en la zona cervical, donde no existe apoyo en el asiento (por lo cual no reciben el mismo impacto que el resto del raquis) las vértebras cervicales inferiores se desplazan mucho más rápido que las superiores. Este desplazamiento genera fuerzas de ruptura hacia anterior que son transmitidas desde la zona de la charnela cervico-dorsal (C7-D1) hacia C6, la vértebra C6 sufre una extensión máxima. Ésta fuerza a su vez la extensión de la vértebra C5, lo que hace generar tensión en los tejidos blandos periarticulares y articulaciones cigapofisarias vértebra a vértebra.

La zona de mayor conflicto articular se encuentra entre los cuerpos vertebrales de C5-C6, que aparece como un “libro abierto”, seguido de C6-C7 y C4-C5 , aunque otros autores defienden que las zonas de mayor lesión son C6-C7 y C-7-D1 [33,34,37], esto produce que en esos primeros momentos las vértebras cervicales inferiores estarían extendidas mientras que las superiores estarían en una flexión relativa, la cabeza no muestra una extensión significativa hasta los 150 ms. Al final de esta fase la cabeza mantiene su posición en el espacio produciéndose una extensión total de la columna cervical por la translación anterior del tronco y hombros bajo la cabeza.

FASE2

Debido a la desaceleración que sufre el vehículo tras la fase I, el tronco se frena repentinamente en su translación anterior facilitándose la frenada por el cinturón de seguridad y transmitiéndose la aceleración anterior a la cabeza que se encontraba extendida. Así es como se produce la hiperflexión de la columna cervical

En cuanto a la influencia de las distintas aceleraciones en la cinética de la columna cervical, llegando a la conclusión de que a menores aceleraciones se producen mayores desplazamientos de la cabeza pero nunca superando los límites fisiológicos de movimiento

No obstante es en la Fase I donde se rebasan de manera significativa los rangos fisiológicos, a pesar de que lo lógico sería pensar en la fase II.

En esta fase, las lesiones son de tipo cápsulo-ligamentoso y hemorrágico, en el primer caso por elongación de la región anterior de la cápsula articular que, aunque reforzada respecto al resto no responde a la energía del movimiento, y en el segundo por compresión de las carillas articulares.

Como se ha comentado al inicio, el latigazo cervical es una de las causas que producen dolor cervical, a continuación se expondrán los cambios más evidentes que existen en pacientes con dolor cervical:

En pacientes con dolor cervical se ha observado una reducción en la movilidad cervical segmetaria en comparación con pacientes sanos

La gran incógnita es conocer si los síntomas son debidos a la afectación articular, ligamentosa, ósea, vascular (art vertebrales) o nerviosa. Probablemente se deba a una participación de todas ellas. Aunque distintos estudios, tanto clínicos como biomecánicos, señalan a la afectación de las facetas articulares cervicales (rotura de la cápsula articular, efusión hemática, fisuras, lesiones del cartílago articular) .

Primordialmente de vertebras bajas C6-C7 como principales responsables de la persistencia de las cervicalgias. Todo esto unido a una alteración de la activación muscular tanto a nivel espacial como temporal, engloban el llamado WAD ( Trastornos asociados al latigazo cervical)

Esto de paso a una “sensibilización central”sensibilización central fisioterapia

Aquí es donde viene la gran desconocida de la salud y por la que el Síndrome de latigazo cervical causa tantos problemas y bajas. Como ya hemos observado el dolor tras un latigazo cervical viene producido por conjunto de lesiones capsulo-ligamentosas, articulares, musculares, vasculares y nerviosas. El gran problema viene cuando a todo esto se le suman problemas no fisiológicos. Dentro de este otro grupo podemos encontrar los problemas psicosociales, como el miedo, estrés, intereses personales.

Hay otros tipos de factores como ya hemos hablado que pueden provocar una reacción adversa en nuestro cuerpo.  Generando así una sensibilización central y escalando los problemas o dolores producidos por el latigazo. El estrés postraumático, el miedo al dolor con el movimiento o a sufrir otro golpe, o el interés de una indemnización tras un accidente de tráfico. Estos son factores que inconscientemente, provocan un aumento de la sensibilidad a los nocioceptores de nuestro cuerpo. Aumentando el estrés y desatando mecanismos de sensibilización que provocarán por consiguiente un aumento del dolor generalizado. Sumándole a esto sintomatología adversa, como rigidez, tensión, dolor de cabeza etc…

Introduciendo la sensibilización central: esta es una amplificación de la señal neural dentro del sistema nervioso central que desencadena hipersensibilidad al dolor. Hay unas vías ascendentes que habitualmente en estas patologías están hiperexcitadas . También hay unas vías descendentes que se encargan de la inhibición del dolor. En estos pacientes, la inhibición de la vía descendente también está alterada. El dolor entra por unas vías ascendentes que están hiperexcitadas y se controla con unas vías descendentes que lo inhiben, y en ese momento están apagadas. De esta forma se produce una amplificación del dolor a nivel central. Ya más adelante entraremos en la sensibilización central.

INTRODUCIENDO LA SENSIBILIZACIÓN CENTRAL: ESTA ES UNA AMPLIFICACIÓN DE LA SEÑAL NEURAL DENTRO DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL QUE DESENCADENA HIPERSENSIBILIDAD AL DOLOR

Conclusiones

Para finalizar diremos que la posibilidad de correlacionar el dolor de cuello con la rectificación de la columna cervical parece atractiva. Pero sin embargo, no es tan fácil de traducir a la práctica como podría parecer. Otorgar demasiada importancia a la rectificación de la columna cervical puede resultar una práctica negativa para el paciente tras un accidente. Hay que hacerle entender que ocurre a nivel fisiológico y cual es el mecanismo lesional tras un latigazo cervical. Y tras eso trabajar las alteraciones traumáticas que hayan podido ocurrir a nivel fisiológico. Y también las patologías multifactoriales que puedan desarrollar nuestros pacientes mediante un abordaje multidisciplinario. Si queréis saber cual ha de ser el abordaje correcto con pacientes tras un latigazo cervical podéis leer el artículo anexo “10 ejercicios para el dolor cervical

Y recordaros que desde AD fisioterapia valencia somos tu fisioterapeuta en Valencia de confiaza.  Para cualquier problema relacionado con la columna cervical, poneos en contacto con con la clínica de fisioterapia en Valencia con las últimas tecnologías y actualizaciones en el campo de la rehabilitación.

Atentamente, un humilde fisioterapeuta

Bibliografía 

  1. Lippa, L., Lippa, L., & Cacciola, F. (2017). Loss of cervical lordosis: What is the prognosis?. Journal of craniovertebral junction & spine8(1), 9.
  2. Neck Pain: Revision 2017 .Clinical Practice Guidelines Linked to the International Classification of Functioning, Disability and Health. From the Orthopaedic Section of the American Physical Therapy Association
    J Orthop Sports Phys Ther. 2017;47(7):A1-A83. doi:10.2519/jospt.2017.0302
  3. Johansson MP, Baann Liane MS, Bendix T, Kasch H, Kongsted A. Does cervical kyphosis relate to symptoms following whiplash injury? Man Ther. 2011;16:378-383.
  4. Grob D, Frauenfelder H, Mannion AF. The association between cervical spine curvature and neck pain. Eur Spine J. 2007;16(5):669–78. doi: 10.1007/s00586-006-0254-1
  5. Kumagai G, Ono A, Numasawa T, Wada K, Inoue R, Iwasaki H, et al. Association between roentgenographic findings of the cervical spine and neck symptoms in a Japanese community population. J Orthop Sci. 2014;19:390–7.
  6. Raúl Jesús Regal Ramos 2011 Síndrome de latigazo cervical. Características epidemiológicas de los pacientes
    evaluados en la Unidad Médica de Valoración de Incapacidades de Madrid 2011
  7. Ejercicio Terapéutico en Patologías Cervicales, Juan Ramón Heredia Elvar y Victor Segarra Nunez, IICEFS – Instituto Internacional Ciencias Ejercicio Físico y Salud, Artículo publicado en el journal PubliCE, Volumen 0undefined del año .