fbpx

Ansiedad vs pánico: qué es y cómo controlarlo

Ansiedad vs pánico: qué es y cómo controlarlo

Ansiedad
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: Promedio: )

La cuarta ola ha llegado: la de salud mental. Durante la pandemia del covid-19 ha habido un incremento muy significativo de dificultades, síndromes y trastornos. Durante un brote de una enfermedad infecciosa, en particular si la información es cambiante o exagerada en los medios de comunicación, la ansiedad puede volverse excesiva. Hay gente que nunca ha sentido ansiedad y esto puede provocarles miedo.

Hoy veremos qué es la ansiedad, qué son los ataques de pánico, ante un ataque de pánico qué hacer y cómo superar la ansiedad.

Ansiedad

Ansiedad: qué es

La ansiedad es algo NORMAL que TODAS LAS PERSONAS sentimos en algunos momentos. Al igual como sientes alegría, ira, tristeza, asco… ante determinadas situaciones, también sentimos ansiedad en situaciones que son nuevas para nosotros, que nos generan cierta incertidumbre o situaciones a las que sabemos que tenemos que rendir y sentimos inseguridad.

La ansiedad por lo tanto aparece cuando sentimos que estamos en peligro.

Nuestros antepasados ya sentían ansiedad, cuando se enfrentaban a un peligro real como podía ser salir a cazar o bien ante un peligro imaginado como podía ser ver moverse un arbusto e imaginar que había un depredador. Pero hoy en día nuestras amenazas han cambiado, no tenemos que cazar, pero tenemos otro tipo de peligros: un examen, una entrevista, tomar decisiones importantes, etc. y nuestra respuesta es la misma que la de nuestros antepasados al enfrentarnos a un depredador.

En definitiva, la ansiedad es una RESPUESTA FÍSICA AUTOMÁTICA cuyos síntomas físicos de la ansiedad son: opresión en el pecho, mareos, sudoración, hormigueo, temblores… que va a aparecer cuando pensemos que nos vamos a enfrentar a algo que nos parece peligroso. Por lo que la ansiedad se trata de una respuesta normal y funcional ya que nos ha servido para ponernos a salvo y sobrevivir.

Ataque de ansiedad vs pánico

La gente usa mucho la expresión “estoy sufriendo un ataque de ansiedad” con un uso coloquial, pero normalmente se refiere a que está sufriendo ansiedad por algo que está sucediendo, es decir, existe un desencadenante identificable.

La ansiedad se convierte en un problema cuando no aparece en situaciones concretas que nos ayudan a rendir, sino que aparece con una intensidad elevada, con una frecuencia elevada y con una duración exagerada con respecto al estímulo que ha provocado la ansiedad.

La diferencia con un ataque de pánico es que son imprevistos, y al ser de forma súbita a muchas personas les ocurre que piensan que van a morir.

Ataque de pánico síntomas

Un ataque de pánico se caracteriza por provocar cuatro o más de estos síntomas:

  • Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardiaca
  • Sudoración
  • Temblor o sacudidas
  • Sensación de dificultad para respirar o asfixia
  • Sensación de ahogo
  • Dolor o molestias en el tórax
  • Náuseas o malestar abdominal
  • Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo
  • Escalofríos o sensación de calor
  • Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueo)
  • Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo)
  • Miedo de perder el control o de volverse loco
  • Miedo a morir

Qué es un ataque de pánico

Estos síntomas provocan miedo, ya que las sensaciones físicas que experimentan son tan fuertes que les llevan a pensar que va a suceder algo muy dañino, como sufrir un ataque al corazón, un ataque cerebral, perder el control o incluso volverse loco. Estos pensamientos negativos aparecen simultáneamente con las reacciones fisiológicas.

También te puede interesar:  Inteligencia emocional: ¿Has sufrido un secuestro emocional?

Hablamos de un trastorno de pánico, un tipo de trastorno de ansiedad, cuando los ataques de pánico empiezan a ser muy frecuentes y muy intensos y la persona empieza a estar tan pendiente de ellas, que al mínimo cambio corporal que siente, o a la mínima sensación que nota, se asusta y cree que le va a dar un ataque de pánico.

Se crea un miedo persistente a sufrir ataques de pánico, es decir, miedo a pasar miedo.

Por lo que la persona empieza a tener miedo a tener un ataque de pánico y empezará a huir de las situaciones en las que predice que va a tener un ataque de pánico. Lo que puede llevar a una agorafobia: miedo a sufrir un ataque de pánico en una situación en la que es difícil escapar y/o recibir ayuda.

Puede aparecer de forma espontánea en la vida de cualquier persona, pero suele aparecer en momentos de estrés, en problemas prácticos de la vida.

Ataque de pánico
Ataque de pánico

Ansiedad cómo controlarla

Como vemos, la ansiedad es una respuesta física normal ante situaciones que consideramos peligrosas. Sin embargo, puede volverse un problema y forma parte de muchos trastornos, cuando salta constantemente la señal de alarma sin haber un estímulo desencadenante.

Para empezar a controlar la ansiedad, hay algo muy importante que debes saber. Y es que LA ANSIEDAD NO ES INFINITA, HAY UN MÁXIMO. Por lo que, todas las conductas de escape y evitación que estás llevado a cabo, a pesar de lograr un alivio momentáneo, son la principal causa de que sigas sufriendo el pánico y/o la agorafobia.

Como hemos visto, la ansiedad sirve para ponernos a salvo, por lo que interviene el sistema nervioso autónomo simpático y parasimpático. Ambos son complementarios y realizan funciones contrarias: el simpático activa el organismo y el parasimpático lo desactiva. Cuando el cerebro juzga una situación como peligrosa, éste activa el simpático, dando orden a las glándulas suprarrenales, que son las que proporcionan adrenalina y noradrenalina, las cuales van a acelerar nuestro organismo. Al mismo tiempo, el parasimpático frena la activación, neutralizando la adrenalina y la noradrenalina, haciendo que el ataque no dure demasiado.

Este mecanismo es el que hace que la ansiedad no suba nunca al infinito: tiene un pico máximo y, después de llegar a él, inevitablemente baja. Cuando el sistema vuelve a la normalidad es habitual sentirse muy cansado, ya que el organismo ha gastado mucha energía.

LA CURVA DE LA ANSIEDAD

Curva ansiedad
Curva ansiedad

La terapia cognitivo-conductual se considera entre los tratamientos de elección para los individuos afectados por el trastorno por pánico. Los progresos en los enfoques de tratamiento cognitivo-conductual reconocen el papel de los estímulos desencadenantes internos y específicos y de los factores atribucionales cognitivos para el pánico.

Si quieres saber más entra en nuestro blog o en nuestro canal de YouTube.

BIBLIOGRAFÍA

American Psychiatric Association – APA. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5 (5a. ed. –.). Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Michelle G. Craske y Michael R. Lewin (2007). Trastorno por pánico. En E. V. Caballo. Manual para el tratamiento cognitivo-conceptual de los trastornos psicológicos (pp. 113-136). Madrid, España, Siglo XXI de España Editores, S. A.

Nicolini H. (2020). Depresión y ansiedad en los tiempos de la pandemia de COVID-19. Cirugia y cirujanos88(5), 542–547. https://doi.org/10.24875/CIRU.M20000067

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Pregúntanos