PAPILOMA EN EL PIE (VERRUGA PLANTAR)

PAPILOMA EN EL PIE (VERRUGA PLANTAR)

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO…¿EN EL PIE?

A muchos os sonará raro, sin embargo, el papiloma o verruga plantar es una de las infecciones más frecuentes en el pie. Se trata de una proliferación cutánea de apariencia similar a una coliflor, producida por el virus del papiloma humano (VPH).

Esta infección vírica afecta a las dos primeras capas de la piel, dermis y epidermis, sin llegar al tejido subcutáneo. Una vez allí, especialmente si las condiciones inmunológicas del huésped no son las adecuadas (estrés, déifcits nutricionales, inmunosupresión…), el virus aprovecha el ciclo de maduración de la piel para replicarse. A efectos clínicos, se comporta como una tumoración benigna. De forma genérica, las tumoraciones epiteliales benignas reciben la denominación de “papiloma”. Pero, puesto que las verrugas son hiperplasias provocadas por el VPH y no tumoraciones, el término correcto para denominar a estas lesiones es el de verruga plantar.

Estas lesiones desaparecen espontáneamente si no las tratamos. Sin embargo, necesitan mucho tiempo para hacerlo. Por ello, duelan o no, deberemos tratarlas para eliminarlas lo antes posible. Mientras esté en nuestro pie, seremos un foco de contagio para otras personas.

Las verrugas plantares pueden tener un periodo de incubación de hasta 6 meses. Es decir, podemos tener el contacto con el VPH hoy y no observar la verruga hasta pasado un largo tiempo.

Es muy frecuente que las verrugas plantares sean confundidas con la hiperqueratosis (callos) producidos por alteraciones biomecánicas, roces o fricción con el calzado. Será de especial importancia conocer las diferencias entre ambas para realizar un buen diagnóstico diferencial, ya que el tratamiento será radicalmente diferente.

VERRUGA PLANTAR (PAPILOMA) VS HIPERQUERATOSIS

1. Como primera diferencia, hay que tener en cuenta que los callos siempre salen en zonas de presión. Es imposible que aparezca un callo en una zona de la planta del pie que no contacta con el suelo. Las verrugas, sin embargo, no han de estar en una zona de presión necesariamente. Si bien es cierto que tenderán a localizarse en zonas de apoyo. Debido a que el contagio se produce al caminar y entrar en contacto con la zona contaminada. Por lo tanto, esto nos dará una pista, pero no será un signo diagnóstico definitivo. 

2. Debido a que la verruga plantar emerge de la dermis, provoca la ruptura de la epidermis, con la consecuente pérdida de los dermatoglifos. (surcos que forma nuestra piel, como los que empleamos para identificar la huella dactilar). Es decir, si observamos una pérdida de estas líneas de la piel, probablemente nos encontremos ante una verruga plantar.

3. Otro signo clínico característico de las verrugas plantares, es el dolor a la presión transversal, es decir, al pellizco. Habitualmente podemos diferenciar la verruga plantar porque al pellizcarla provoca un dolor característico punzante, mientras que el callo dolerá más a la presión.

4. Podremos identificar una verruga por la presencia de unos pequeños puntitos negros, que corresponden a pequeños capilares trombosados que alimentan la verruga plantar. Al deslaminar con el bisturí, producirán un sangrado punteado característico.

TIPOS DE VERRUGAS PLANTARES (PAPILOMA)

Es preciso diferenciar, dentro de las verrugas plantares, dos formas de presentación de esta infección cómo son: las verrugas plantares únicas o solitarias y las verrugas plantares en mosaico.

VERRUGAS PLANTARES SOLITARIAS

En el caso de las verrugas plantares únicas o solitarias se produce un crecimiento endofítico (hacia dentro). Este está condicionado por las presiones a las que está sometida la lesión, localizada preferentemente en zonas de apoyo. Es decir, cuando se encuentran en zonas de apoyo, el crecimiento de la verruga será interno. Mientras que si no reciben presión, tenderán a crecer hacia fuera. Este tipo de verrugas son capaces de comprimir las terminaciones nerviosas y provocar dolor cuando nos encontramos de pie o al caminar.

VERRUGAS PLANTARES EN MOSAICO

En el caso de las verrugas plantares en mosaico, el crecimiento suele ser más en extensión que en profundidad. Permanecen generalmente asintomáticas y el enfoque terapéutico es algo distinto. Debido a la amplia superficie cutánea que abarcan, no podremos ser tan agresivos con las sustancias empleadas para su tratamiento. Es frecuente que, al tratar la verruga más grande las verrugas satélite disminuyan o incluso desaparezcan.

papiloma, verruga plantar

FACTORES DE RIESGO

  • Personas inmunodeprimidas o con déficits nutricionales
  • Niños y adolescentes
  • Frecuentar baños y piscinas públicas
  • Personas que padecen Hiperhidrosis en los pies (exceso de sudoración)
  • Humedad y calor
  • Grietas o cortes que faciliten la entrada del VPH

PREVENCIÓN

  • Llevar siempre chanclas en piscinas y baños públicos. Especialmente si tenemos alguna herida o grieta que facilite la entrada del VPH.
  • Secar muy bien nuestros pies (no compartir toalla). En caso de haber verruga, el secado deberá ser siempre por presión. Si secamos arrastrando corremos el riesgo de diseminar el VPH.
  • Controlar la hiperhidrosis si la hubiera con polvos astringentes.
  • En caso de tener ya una verruga plantar, o convivir con alguien que la tenga, esa persona deberá ducharse la última. Además, será recomendable limpiar el plato de ducha con lejía, para asegurarse de no transmitirla a los demás, o a sí mismo.

TRATAMIENTO

El tratamiento principal, además de los coadyuvantes, consistirá en la cauterización de los capilares que alimentan la verruga plantar. Para ello se dispone de diferentes métodos, según las características del paciente y de la lesión.

  • QUEMADURA QUÍMICA: Se realiza mediante la aplicación de ácidos como el nítrico o el salicílico. Es prácticamente indoloro. Dejaremos el químico actuando, manteniendo el pie sin mojar durante 24h para que realice su función por completo. A la semana se realiza la cura y se valora el estado de la lesión, hasta su completa eliminación.
  • QUEMADURA TÉRMICA: Se produce una quemadura mediante un láser, que cauteriza los capilares de la verruga.
  • CIRUGÍA: Cuando los tratamientos más conservadores no han sido efectivos. Consiste en la eliminación completa de la verruga mediante bisturí. Debemos asegurárnos de que no queden restos que puedan provocar una recidiva. Es el método más agresivo y efectivo.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *