Pie de Atleta, todo lo que debe saber.

Pie de Atleta, todo lo que debe saber.

El pie de atleta, conocido también como tiña pedis, es una infección altamente contagiosa producida por una familia de hongos llamados dermatofitos. Estos hongos presentan afinidad por la queratina (componente principal de las capas más externas de la piel), y suelen aparecer entre los espacios de los dedos del pie, predominantemente en el espacio del cuarto y quinto dedo, pudiendo extenderse a la planta, talón y bordes de los pies.

Se encuentra entre las infecciones de mayor prevalencia, afectando a millones de personas en todo el mundo; el 70% de las personas lo padecen al menos una vez en su vida, de hecho, el 20% de los individuos son portadores asintomáticos de una tiña contagiosa. El pie de atleta es más frecuente en hombres que en mujeres, siendo más habitual en niños y en aquellas personas que se encuentren inmunodeprimidas. https://adfisioterapiavalencia.com/blog/como-fortalecer-el-sistema-inmune-covid19

El término “pie de atleta” se debe a que los atletas y deportistas, poe lo general, tienen una mayor incidencia de este tipo de infecciones debido a la intensidad de su ejercicio, que les condiciona a padecer temperaturas elevadas y humedad en el pie, siendo estos los factores predisponentes por exceléncia.

¿Cuales son los síntomas del pie de atleta?

Es importante tener en cuenta que los síntomas podrán cambiar, dependiendo del tipo de tiña pedis ante el que nos encontremos: Interdigital húmeda o erosiva, Interdigital seca o hiperqueratósica, Crónica hiperqueratósica o en mocasín, Inflamatoria o vesiculoampollosa…

  • Picor y ardor en los pies y entre sus dedos.
  • Piel escamosa y muy seca que tiende a agrietarse y a descamarse.
  • Grietas y fisuras en la parte inferior de los pies, especialmente entre los dedos de los pies y la planta y que puede seguir extendiéndose por todo el pie.
  • Ampollas.
  • Olor desagradable de los pies.
  • En algunos casos la infección puede pasar a las uñas provocando cambios en su coloración y forma.

¿Como se diagnostica el pie de atleta?

El pie de atleta puede confundirse con otro tipo de infecciones bacterianas o incluso víricas https://adfisioterapiavalencia.com/blog/papiloma-en-el-pie-verruga-plantar. El hecho de que tengas picor, ardor y mal olor, no implica que tengas pie de atleta. En algunos casos, el podólogo o dermatólogo puede diagnosticar el pie de atleta solo con mirar el pie, por lo que lo ideal en estos casos será acudir a un profesional cualificado que paute el tratamiento indicado para cada caso.

Para ayudar a confirmar el diagnóstico y descartar otras afecciones, el podólogo puede realizar una toma de muetras de la piel infectada y examinarlas con un microscopio o enviar una pequeña muestra de piel a un laboratorio para que la analicen y confirmen el tipo de hongo o agente patógeno, pudiendo así realizar un tratamiento más específico y certero.

¿Puedo contagiarme del pie de atleta?

El pie de atleta es una infección muy contagiosa que se transmite fácilmente de una persona a otra a través del contacto con la piel. También es posible el contagio a través de superficies y objetos portadores del patógeno.

El uso compartido de objetos contaminados, como toallas, sábanas o prendas de vestir, facilita la rápida propagación del pie de atleta. El hecho de caminar descalzos por superficies públicas donde, además, se produce la combinación de humedad y calor, aumentará las probabilidades de contraer esta infección. Por tanto, será imprescindible el uso de chanclas o similar para caminar por piscinas, duchas públicas, gimnasios, etc.

Si padecemos esta enfermedad o convivimos con alguien que la padece, deberemos ser considerados; caminar calzados por casa, no compartir toallas ni calcetines, lavarnos bien las manos despues de aplicar el tratamiento y limpiar el plato de ducha al acabar, son algunas de las medidas que podemos tomar para evitar así el contagio.

pie de atleta, tiña pedis, hongos en los pies

¿Como prevenir el contagio del pie de atleta?

  1. Mantén los pies limpios y secos, sobre todo entre los dedos, secando siempre por presión y no por arrastre.
  2. Lávate bien los pies con agua y jabón, por lo menos dos veces al día; ¡No vale con el agua que les cae!
  3. Usa calcetines de algodón 100% y cámbialos de manera frecuente para conservar los pies secos.
  4. Usa sandalias en duchas o piscinas públicas.
  5. Usa calzado que permita respirar al pie.
  6. No compartas toallas ni calcetines.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Pregúntanos